Colombia otro campo de refugiados


Por:
Pedro José Rangel B.

La llegada a San Gil de venezolanos preocupa a muchos ciudadanos que ven como una amenaza social esta avalancha de refugiados de nuestro hermano país.
El día 28 de agosto tuve la oportunidad de darme cuenta de la realidad que están viviendo nuestros hermanos venezolanos al encontrarme con 13 personas entre venezolanos y colombo venezolanos de un grupo llamado “CRUZADA POR LA LIBERTAD”, quienes llegaban de Bucaramanga a nuestro municipio en busca de refugio, comida y necesidades básicas para seguir con su peregrinación hasta la ciudad de Bogotá.

Es grato encontrar personas de buen corazón que brindan su ayuda sin esperar nada a cambio.
Este es el caso de el señor Horacio castellanos niño y Libia Esmeralda Arango propietarios del hotel LA ESMERALDA ubicado en la Carrera 11 # 10 – 50 de San Gil, quienes les brindaron refugio en las instalaciones de su hotel a los 13 caminantes y desplazados por la situación caótica que vive hoy Venezuela.
Pero como es la historia según los mismos desplazados a quien directamente les pregunte por la odisea que hoy llevan a cuestas.

“Llegamos cansados, con hambre y solicitamos la ayuda para poder pasar este fin de semana bajo un techo donde nos permitiera asearnos y nos brindaran alimento, lo primero que hicimos fue buscar ayuda y nos direccionaron a una entidad municipal y esta nos contactó con personas del turismo, donde conocimos al señor Horacio quien se contactó con colegas del sector hotelero para poder distribuirnos en varios lugares, de lo contrario tendríamos que pasar estos días en la calle, pero al parecer el solo asumió esta responsabilidad de la cual estamos inmensamente agradecidos ya que no encontró el apoyo suficiente para poder distribuimos a otros lugares, él y su esposa son unas personas maravillosas, es triste encontrar algunas personas que nos cierran las puertas, pero por lo general encontramos seres maravillosos y eso es muy grato;  Es cierto que muchos venezolanos nos hacen quedar mal con sus acciones delictivas, pero no compartimos lo que dijo un sacerdote que somos mendigos y venimos a generar caos en la sociedad, somos hoy personas que amamos nuestro país y salimos en busca de mejores condiciones y sobre todo como recuperar a una Venezuela pujante con mejor futuro,  resaltamos el acompañamiento y orientación de la policía nacional colombiana de San Gil; vamos para el municipio de Oiba. La verdad ustedes tienen un país maravilloso no voy hablar de Venezuela ustedes ya saben”.

 

Lo triste de esta historia es que, según ellos, se dirigieron a la iglesia de la catedral y el padre les manifestó que no era una beneficencia y no podía colaborar.

En conclusión: La alcaldía le chuto la pelota a los hoteleros y la iglesia le negó ayuda al necesitado.

Solo resta decir que “El buen corazón de las personas es más grande que el de las instituciones”, quienes verdaderamente deben asumir más responsabilidades.    

 

 

 

Recomendados

En declaraciones en el Medio de comunicación El Regional, El Alcalde Hermes Ortiz justifica la necesidad de endeudar al...

El centro agroturistico del SENA de San Gil, tiene asignado un presupuesto de 13 mil millones de pesos, para su sede o s...

Santander es uno de los productores más importantes de café del país, lo que genera un aumento en las ganancias para ...

Diagnóstico: Hoy el parque de la Libertad ha perdido su misión original, que es ser el punto de encuentro social, cu...

Re llenos de  Basura  Por Fabián Aguillón  Por varios años, la problemática de la disposición de...

        Simone de Beauvoir, escritora y filosofa francesa una vez dijo que las mujeres ...